Magia para la abundancia (parte 1)

¿Quién dijo que la plata era mala? Lo bueno o malo es lo que se hace con ella… ¿o no?

A ver: si ustedes tuvieran toda la plata que quisieran, ¿para qué la usarían? Apuesto a que muchas de las respuestas pasan por cubrir necesidades económicas presentes y futuras, personales y de seres queridos, decisiones que den tranquilidad, educación, salud, entretenimiento, viajar, ayudar a necesitados, algunas compras que nos den placer… Apostaría también que en la inmensa mayoría de los listados que podamos hacer sobre lo que haríamos con una cantidad considerable de dinero no estaría nada malo en absoluto, no cometer delitos, no hacer daño a nadie… Entonces, ¿estamos de acuerdo en que la plata no es mala en si misma, y que al contrario, puede hacer mucho bien?

Asumiendo que sí, paso al tema de la magia para la abundancia. Es extenso y bien importante, y personalmente me ha costado a veces pasar de la teoría a la práctica, así que iré por partes. En esta primera, voy a hablarles de las creencias que tenemos que nos alejan de la plata.

Si no entendemos porque se nos desaparece el dinero, porqué no alcanza a pesar de las cuentas que hicimos, o porqué nos roban, o nos metemos en negocios malos, o no se concreta el negocio que parecía perfecto, por más de que nos esforcemos conscientemente, hay una altísima probabilidad de que tengamos arraigadas creencias muy fuertes y profundas de las que no tenemos ni siquiera sospecha, que permanentemente nos alejan del dinero.

Piensen por un momento, en cuantas veces oímos en nuestra niñez que “más fácil entra un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”, o que  “la plata corrompe”, “el dinero se esfuma”, “la plata es sucia, vaya y lávese las manos” etc. Conceptos además repetidos en historias dramatizadas de cine y televisión donde los héroes son pobres y los villanos son ricos.

A mí, con el de “la plata es sucia”,  hasta se me desarrolló una alergia que hizo que durante muchos años tuviera literalmente que salir corriendo a lavarme las manos con agua fría cada vez que tocaba un billete.

El otro día de camino a La Vega, paré en el restaurante La Vara en la carretera, en una hora inusual, estaba vacío, y tenía música popular a un volumen considerable. Me quedé oyendo las letras de las canciones que en otro momento, con el ruido del restaurante lleno, hubieran sido sólo parte del paisaje.  En 5 canciones seguidas, de diferentes maneras, a través del amor y del despecho, se celebró lo bueno de ser pobre y se habló con resentimiento de “los ricos”,

Sumémosle a toda la avalancha anterior, los dichos populares que nos van pasando inocentemente de generación en generación, que repiten estas historias, y que exaltan el valor de la humildad (con el que por supuesto estoy de acuerdo) pero equiparándola en significado con la pobreza material… Así es casi imposible que no hayamos creado a lo largo de nuestra vida creencias profundas en las que asociamos el tener dinero con algo malo.

De hecho, hace unos meses un candidato presidencial dijo que ningún colombiano debería tener más de una propiedad y fue aplaudido muy fuertemente. ¿No debería haber dicho “todos los colombianos deberían tener muchas propiedades” y ahí sí, ser ovacionado?… ¿Porqué nos queremos tirar hacia abajo, hacia la igualdad en la pobreza, en vez de la igualdad en la riqueza? Precisamente porque las creencias limitantes, en donde el tener dinero es malo, nos están aplastando.

Yo, por ejemplo, llegué a pensar que prefería no ganarme nunca el baloto por todos los problemas que podía traer tener tanto dinero… Con estas creencias profundas, es altísimamente probable que inconscientemente estemos haciendo todo lo posible para evitarlo.

Entonces, paso 1: Identifiquemos que creencias limitantes tenemos con respecto al dinero. Pensemos en nuestra historia: logramos traer el dinero a nuestra vida? Logramos mantenerlo? Logramos crecerlo a través de buenas inversiones o negocios? Si la respuesta en al menos una de estas preguntas fue un NO, profundicemos en reflexión interior que pudimos haber oído, visto o aprendido en nuestra vida sobre el dinero que nos está impidiendo atraerlo, mantenerlo o crecerlo.

Una vez las hayamos identificado podremos enfrentarlas y cuestionarlas hasta destruirlas. Créanme, es como quitarse un piano de encima, se siente muy liberador… y lo mejor, todo empieza a cambiar!

Lamentablemente, para la mayoría de nosotros, Esta identificación de creencias limitantes no se hace en pocos minutos, a veces están tan ocultas que cuesta mucho encontrarlas.  Alguien me habló del Lefkoe Institute y mí personalmente me sirvió mucho descubrir el método de su creador, Morty Lekfoe. Les dejo acá el link del libro en Amazon  y se los recomiendo muchísimo. No encontré este en español, pero sí encontré el de Gabrielle Bernstein que también es maravilloso como su autora. Se llama La Desintoxicación de los juicios, Abandona las creencias que te impiden tener una vida mejor: acá les dejo el link.

Hasta acá esta primera parte de Magia para la Abundancia. Encontrar y desbloquear las creencias limitantes es más de la mitad del camino recorrido, y en muchos casos, lo necesario para cambiar radicalmente la historia que tengamos con el dinero y la abundancia.

Como siempre, les pido que me cuenten sus historias de magia. Estoy recopilándolas para publicarlas. Me emociona saber que somos muchos los magos que conscientemente estamos transformando nuestras vidas para bien. ¡Abrazos y feliz semana!

 

 

 

 

 

 

1 comentario en “Magia para la abundancia (parte 1)

  1. Algo más que contribuye a esa percepción negativa es la percepción sobre la seguridad. Si a lo largo de la vida he sido asaltado varias veces y vivido de cerca situaciones de robo, sea por de malas o por no tener precaución, será una barrera cultural en la medida de querer acumular dinero o riqueza

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close